Coworking

18 junio, 2020

Luego de tres meses de estado de emergencia y cuarentena donde casi el 100% de los mercados pararon (salvo actividades esenciales como alimentación y salud), toca, en muchos aspectos, buscar nuevas formas de negocio o complementar los productos o servicios que ofrecíamos de tal forma que podamos seguir siendo competitivos en esta “nueva realidad” que empieza a aparecer, con la apertura paulatina de varios rubros que dan trabajo a miles de peruanos.

El rubro inmobiliario no es ajeno a esto y muchas empresas del sector ya retomaron la ejecución de proyectos y otras tantas siguen a la espera de que el gobierno apruebe sus protocolos sanitarios en obra para su regreso a las actividades. Ante esta situación, se replantearán algunos costos en obra y es probable que repercuta en el precio del producto inmobiliario final, pero aquí nos hacemos una pregunta, ¿se seguirá vendiendo de la misma forma o con los mismos volúmenes que se inició el 2020? ¿Los productos inmobiliarios en oferta, serán los que el cliente necesite ahora? ¿El sistema financiero apoyará con la creación de nuevos productos financieros acorde a la coyuntura?

Ante la “nueva realidad” que se avecina, es necesario que el ingenio y la capacidad del promotor inmobiliario afloren, en busca de nuevos productos en los proyectos que estarían por ver la luz en el segundo semestre de este año o para inicios del 2021. Por tal, se debe de tomar en cuenta, que muchas personas seguirán trabajando desde casa y que el teletrabajo será moneda común para algunos trabajadores y ejecutivos de muchas empresas. Es por eso que conceptos de “Coworking y/o Coliving” – espacios de trabajo y convivencia compartidos, donde profesionales independientes, teletrabajadores, empresarios y personas con aficiones comunes, se dan cita y se gestionan, dichos espacios, para conectar y crear oportunidades profesionales y personales entre y para sus miembros – con bastante éxito en otros países (EEUU y Reino Unido, por ejemplo), puede ser una alternativa rentable en el corto a mediano plazo.

Esta es una idea que aún está empezando en nuestro país, pero a la que algunas cadenas hoteleras la empiezan a ver con buenos ojos, para acomodar su infraestructura a un producto similar (acondicionamiento de sus habitaciones y espacios, para vivir, trabajar e interactuar respetando el distanciamiento social exigido) y no seguir acumulando pérdidas. Por el momento, como proyecto en materia de “Coworking”, lo que más se ve es el alquiler de espacios de reunión y trabajo por un determinado tiempo a un determinado costo, pero aún escasean los que consisten en vivienda, oficina y ocio, todo en un solo lugar, haciendo seguro y eficiente el trabajo sin necesidad de moverse de su propio edificio. Puede ser una idea para tomarse en cuenta y seguir desarrollando más experiencias de las que actualmente existen.

Quizá también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat